La red profesional de artistas y empresas culturales

Inicio > Revista > El cerebro musical

Revista

El cerebro musical

10/10/2014

La música, una de las más preciadas artes, es una actividad que requiere grandes y múltiples recursos cognitivos. Es un poderoso estimulante del diálogo que mantienen los hemisferios cerebrales favoreciendo un equilibrio dinámico entre las capacidades de ambos. Si quieres conocer con más detalle qué ocurre en el cerebro de un músico, tienes ocasión en el próximo seminario del día 27 de octubre en Barcelona.

Tanto la percepción como la producción musical movilizan diversas áreas corticales (auditiva, motora) y subcorticales (respuestas emocionales) que implican, de hecho, a la totalidad del encéfalo. Quizás por ello, algunos estudios enfatizan y asumen como plausible la positiva influencia en el desarrollo de otras habilidades cognitivas, en particular las relacionadas con el lenguaje, el cálculo, la memoria verbal y el razonamiento temporal-espacial. No en vano, los científicos la consideran como una de las actividades más complejas que la mente humana puede llevar a cabo e incluso algunos autores indican que de todas las artes, la música es la que es capaz de modificar la consciencia de manera más poderosa.

 La música es clave para estudiar las capacidades y funcionalidades del cerebro, especialmente las relacionadas con las emociones, algo realmente complejo que moviliza todos nuestros recursos y que está en permanente estado de investigación. La música, "alimento" preciado del cerebro, permite indagar acerca de la organización cerebral, siendo una inestimable oportunidad para estudiar las funciones más desarrolladas del ser humano. Hasta la fecha no se ha hallado la existencia de una única y exclusiva estructura cerebral dedicada al procesamiento musical aunque sí existen determinados circuitos específicos para ello.

 De forma similar al lenguaje, la música es sintáctica y está formada por diversos elementos organizados jerárquicamente (tonos, intervalos, acordes). Evidencias científicas muestran que música y lenguaje tienen representaciones corticales diferentes y pueden alterarse de manera independiente. Así, se han observado casos de personas incapaces de reconocer los aspectos musicales (amusia) pero sin problemas en cuanto al lenguaje. Y, por el contrario, personas con incapacidades en la producción o expresión del lenguaje (afasia) pero sin carencias en los aspectos musicales. Si nos centramos en el proceso sintáctico musical, el lenguaje y la música pueden compartir alguna área (la de Broca por ejemplo). Por ello no es posible generalizar los casos anteriores ya que también existen casos de personas con problemas simultáneos de afasia y amusia, como fue el del conocido compositor y músico Maurice Ravel.

Éste es un pequeño extracto del capítulo "El cerebro musical" de mi libro "Cerebro y música, una pareja saludable" que puedes consultar y adquirir en el enlace anterior. Estoy seguro de que te resultará interesante...Información del Seminario e (Necessites javascript per veure aquest correu-e)n .

Archivado en: Arte y Conciencia, Música
comments powered by Disqus