La red profesional de artistas y empresas culturales

Inicio > Revista > LA “CONCIENCIA CORPORAL” DE MARIA LASSNIG

Revista

LA “CONCIENCIA CORPORAL” DE MARIA LASSNIG

Maria Lassnig con un autoretrato
Du oder Ich, 2005 (Tú o yo). Óleo sobre tela. Colección privada. Cortesía Hauser & Wirth
14/05/2015

La exposición de la obra de María Lassnig (1919-2014) se puede ver todavía (hasta el 31 de mayo) en la Fundación Antoni Tàpies.

Las feministas de los años 70 reclamaron el control de las mujeres sobre el propio cuerpo con el famoso: "Nuestros cuerpos, nosotras." Aunque la reivindicación concreta más visible en relación a este lema fuera el derecho al aborto, a la base estaba la reflexión y, sobre todo, la denuncia de la forma en que el cuerpo femenino ha sido controlado y regulado, imaginado y representado en nuestra cultura.

No he leído en ninguna parte que María Lassnig defendiera explícitamente este lema, pero es en los años 70 que utiliza la expresión "conciencia corporal" para describir su proceso de creación a la hora de pintar autorretratos.

Desde el Renacimiento se han pintando muchísimos cuadros representando desnudos femeninos, y la mayoría han sido pintados por hombres. Claro que toda sociedad construye su imaginario a partir de lo que considera importante y que este es el privilegio de los que mandan. Y quien manda, además, puede utilizar este imaginario para imponer al resto el modo "normal" de mirar y de interpretar.

A lo largo de los siglos, la sociedad patriarcal ha decidido como había que imaginar, representar y mirar el cuerpo femenino. Pero está claro que vivir en ello, es otra cosa. Y que la oportunidad que se han ganado a pulso las mujeres artistas de representarlo, abre la puerta a una manera diferente de mirar.

Maria Lassnig se pregunta y pregunta a través del cuerpo. La experiencia resulta tan sorprendente como aleccionadora, por un lado, porque le interesa todo: lo que pasa dentro, qué papel juegan los aspectos psicológicos, como nos concebimos, de qué partes somos más conscientes ...; por la otra, porque nos transmite la certeza de que la percepción que tenemos de nosotros y del mundo es muy poco fiable. Y de todo ello resulta una pintura en la que la misma utilización de los colores ya es una manera de sacudir a quien la contempla.

Pero María Lassnig no sólo pintaba. De hecho, la exposición de la Fundación Antoni Tàpies recoge más de cuarenta y cinco pinturas, una selección de acuarelas y vídeos (os recomendamos muy especialmente la "Kantate"), además de cartas, fotos, dibujos y escritos .

A los 93 años, la Bienal de Venecia le concedió el León de Oro a toda su carrera. Lo aceptó con un discurso que alguien leyó y en el que decía: "A los 70 años de pintar, con muchas privaciones y necesidades, y después de muchas exposiciones y éxitos que llegaron tarde, ahora tengo que recibir este gran premio que ya no puedo recoger en persona. "Y es que ella misma, como artista, fue víctima también de una manera" normal "de mirar y valorar y se ha tenido que ganar a pulso nuestro reconocimiento.

 

Roser Atmetlla

Editora de Promoartyou

Archivado en: Editorial
comments powered by Disqus